COCINAS ACCESIBLES

Mesas de un restaurante bien estructuradas.
Mesas de un restaurante bien estructuradas.

Al diseñar una cocina para que sea utilizada por personas con diversidad funcional tiene como objetivo que todos los aparatos, muebles y objetos de cocina estén al alcance de todas las personas, independientemente de sus capacidades de movimiento, sin que éstas necesiten ayuda alguna.

Todos los elementos deben de ayudar a suplir las necesidades de cada usuario y evitar así esfuerzos innecesarios y accidentes.
La cocina es, una de las estancias más propensas a los accidentes en la casa, pero al ser discapacitado hace que sea más necesario tomar ciertas medidas de seguridad.
Cuando se trata de una cocina diseñada para que sea utilizada por personas con diversidad funcional, se deben de cumplir las necesidades específicas de cada usuario teniendo en cuenta la altura y la situación de los muebles de cocina.
Debemos de conseguir es diseñar y planificar una cocina sin barreras, que garantice un óptimo radio de acción mediante una disposición especial de los muebles de cocina, incluso si dicha persona utiliza cualquier adaptación técnica porque se encuentra en situación de movilidad reducida.

Para que una cocina sea diseñada  en condiciones óptimas y pueda ser utilizada por estos colectivos de personas con distintas capacidades debe de cumplir una serie de características como son: la movilidad teniendo en cuenta la posición de una cocina ajustable, para que la persona con movilidad reducida pueda acceder sin ningún

problema a las encimeras y la placa de cocina, la cual debe ser ajustable en altura.
La ausencia de mobiliario inferior puede compensarse mediante la colocación de unos prácticos contenedores con ruedas, que ofrecen mucho espacio de almacenamiento, pero que son una solución más flexible.

Los fregaderos están a menudo inclinados hacia delante para facilitar a las personas discapacitadas  el uso. Los hornos, lavavajillas, cafeteras y otros aparatos eléctricos deben de estar instalados de forma individual a la altura apropiada.

Incluso los refrigeradores y congeladores se pueden adaptar para satisfacer las necesidades de una cocina sin barreras y ajustar su equipamiento a los usuarios.

Las campanas extractoras de las cocinas sin barreras pueden ser controladas con mando a distancia o interruptores ajustado en altura. En las cocinas de las personas con discapacidad se instalan preferiblemente placas de inducción, ya que ofrecen un alto nivel de seguridad.
Las instrucciones y etiquetas de los botones de encendido o apagado así como las distintas posiciones de los tiradores de las puertas y cajones así como las ranuras de entrada de menaje o alimento en dichos dispositivos electrónicos deben de estar adaptados para personas con discapacidad visual.
De esta forma, conseguiremos una buena comodidad, mayor autonomía  y mayor funcionalidad que no deben de ir en detrimento del diseño que favorezca su acceso y utilización por personas con diversidad funcional sin que existan barreras que les impida el buen funcionamiento en la realización de tareas culinarias.
Por eso, nuestro objetivo es asesorar a los distintos fabricantes de cocinas como deben de ser fabricadas para que puedan ser utilizadas por personas con diversidad funcional.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Captcha loading...