VERANO, PERROS DE ASISTENCIA A LA DISCAPACIDAD VISUAL.

Perro asistencia a la discapacidad visual, trabajando el acceso en transporte publico
Perro asistencia a la discapacidad visual, trabajando el acceso en transporte publico.

Ya en este blog se habló sobre los derechos al libre acceso en los establecimientos públicos de los perros de asistencia a la discapacidad visual.

Pero ahora, con la llegada del verano, las vacaciones y con ello la playa, piscina, parque temático…, no hay que sorprenderse si durante nuestros baños nos encontramos con uno de estos perros en compañía de su usuario invidente.

Recordad que estos perros tienen el libre acceso a todos los establecimientos públicos, estando regulados  forma estatal,  por las comunidades autonómicas y por las normativas municipales. Así como pudiendo acceder a restaurantes, colegios, ambulatorios, hospitales, cines, teatros, monumentos históricos, todos los transporte públicos, incluyendo taxis… solo existe una excepción para ellos, como son las sala de curas, uvi o quirófanos.

El perro de asistencia solo tiene actualmente el libre acceso a establecimientos públicos en la comunidad de Madrid.

Para que así sea, el perro debe de estar certificado por un veterinario de estar exento de enfermedades infectocontagiosas al ser humano y tener las vacunas al día especialmente contra dichas enfermedades,  que son; leptospirosis, brucelosis, equinococosis, teniendo que renovar dicho certificado cada seis meses y renovar la vacunas en la cartilla sanitaria anualmente.

Y para que su estancia en la playa no altere el orden y no se produzcan incomodidades con los demás usuarios, pudiendo disfrutar todos en igual de condiciones, estos perros deben de estar señalizados con un peto que los identifique como perro de tal especialidad,  así como permanecer atado durante su estancia en la playa. Y como no,  la recogida de excrementos.

Aunque estos perros no estén trabajando en la playa, se les puede tocar, pero no entrar al juego con pelotas, discos o cualquier objeto que simule un palo, ya que podría ocasionar la pérdida de control para la persona invidente. Y si así fuera, colaborar con el control de animal. No olvidar, que son perros adiestrados para un fin social, no existe la agresividad en esta especialidad.

La  intención de este artículo es la de informar, sensibilizar y concienciar para así hacer más fácil la convivencia y la accesibilidad entre todos, evitando los conflictos por la ignorancia de los derechos de estos perros.

Un pequeño gesto entre todos mejora el bienestar de muchas personas.

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Captcha loading...