CONSUMO EN IGUALDAD

Parte interior accesible del metro.
Parte interior accesible del metro.

El mercado de consumidores con diversidad funcional lo formamos en España casi 4 millones de personas. A nosotros hay que añadir otros casi 8 millones con más de 65 años, edad a partir de la cual se empiezan a experimentar necesidades funcionales especiales.

Y a estos dos grupos debemos añadir otros 4 millones de personas que tienen dificultades temporales en alguna habilidad funcional por diversos motivos (embarazo, portar carritos de bebé, maletas, sufrir lesiones…)

Entre estos tres grupos somos unos 16 millones de consumidores que experimentamos diariamente barreras en nuestras actividades de consumo.  Una realidad que poco a poco va teniendo más visibilidad y que las empresas lo ven como una interesante oportunidad y no como un problema sin importancia.

 

Debemos de considerar que todos somos consumidores y usuarios. Por tanto, las personas con discapacidad tienen como tales, los mismos derechos que los demás. No obstante, el día a día de este colectivo plantea una serie de barreras que dificultan y en “ocasiones” impiden
el pleno disfrute de los derechos que les asisten”.

Para que las barreras de accesibilidad sean oportunidades de negocio hay que diseñar entornos, productos y servicios que derriben las barreras de accesibilidad existentes y resuelvan las necesidades de este gran mercado supone para las empresas una oportunidad de incluir
a este enorme colectivo entre sus clientes satisfechos.

Se demuestra que una oferta universalmente accesible supone una oferta de mayor calidad, ésta eleva la satisfacción de todos los clientes (con o sin necesidades especiales), facilitando enormemente la ansiada fidelidad.

Por tanto, la accesibilidad nos beneficia a todos ya que incrementa la autonomía, la comodidad y la seguridad del 100% de la población.

En definitiva para poder llegar a una buena accesibilidad en este ámbito, las administraciones públicas como entidades privadas como es el caso de oportunidad accesible pondrá en marcha una serie de líneas de acción que derriban barreras y mejoran la competitividad de la
oferta de las compañías.

La mejora en la accesibilidad a los entornos, productos, bienes y servicios para las personas con discapacidad como tales consumidoras y usuarias, es un importante nicho económico para las empresas, por lo que no debe conceptualizarse como coste sino como una verdadera
inversión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Captcha loading...