PERROS DE INTERVENCIÓN ASISTIDA

Perros de asistencia; Oportunidad accesible
Perro tumbado en el suelo con el peto de asistencia

Hoy día se está demostrando los beneficios de los perros de intervención asistida en pacientes en pediatría Oncología o hematología, (siempre el contacto con el perro dependiendo de la gravedad en el sistema inmunológico del paciente.)

Estos perros de intervención asistida tienen las mismas bases de formación que cualquier otro perro de asistencia, (perros guías, perros de servicio, perros de alerta..etc).

Tendrán su previa selección de carácter, serán educados, minuciosamente socializados para evitar cualquier muestra de inseguridad, miedos o agresividad y con su adiestramiento en obediencia para tener control sobre el animal en todo momento.

Suele ser perro con la necesidad de agradar a los demás, perros predispuestos al trabajo, con la atención y el autocontrol necesario para permanecer en una habitación reducida durante un largo tiempo, como también tener en cuenta la forma en la que se acerca al niño o como coger las cosas de las manos para no crear el efecto contrario en el paciente.

Son perros en los que su trabajo comienza desde estar totalmente quietos para ser cepillados, poner lazos, leer un cuento, dormir en contacto con el niño, simular un vendaje o trabajar el vocabulario señalando las distintas partes del perro.

En muchas ocasiones solo la presencia del perro en situaciones de tensión como sacar sangre, sanar una herida, poner una inyección, quimioterapia, hace que la situación no sea tan hostil para el niño.

La intención es que el rato semanal de terapia sea agradable para el niño y espere ansiosamente el nuevo encuentro para tener el contacto con el animal.

Sus beneficios terapéuticos y educativos;

-Relajación del niño en contacto con el perro mientras duerme (disminución de angustia, ansiedad e irritación)

-Mejora del estado de ánimo del niño con el contacto y los juegos interactivos con el perro en las aulas educativas de pediatría (mejora de autoestima, vocabulario si lo requiere, sistema inmunológico).

-Mejorar la socialización en paciente de larga estancia que muestran apatía social mediante juegos interactivos con el medio o con los demás integrantes de la planta (se reduce la frustración, aumenta el estado de ánimo, se fuerza el contacto con los demás).

-Mejora de su inteligencia emocional debida a la empatía constante con las necesidades del perro, cepillado, afecto, dar su pienso de forma racionada como premio..etc (provoca que el paciente exprese más sus emociones alegría, tristeza, frustración y de ese modo facilitará el enfoque terapéutico y educativo durante su estancia)

-Mejora del autocontrol en niños con poca resistencia a la frustración debido a la relajación y atención que genera el contacto con el perro ya sea con el afecto o simplemente la compañía mientras ve su programa favorito.

-Ejercicios de rehabilitación acompañándolos con la participación del perro, siempre con la presencia del fisioterapia (existe más participación del niño y con ello una mejora de las zonas afectadas).

Este enfoque terapéutico siempre será acompañado por el control de adiestrador, atención y seguimiento de los especialistas médicos, fisioterapias o psicólogos o la figura educativa de la plata de pediatría.

Los perros de esta especialidad al igual que los perros guías tendrán un reconocimiento analítico cada seis meses sobre enfermedades infecto contagiosas al ser humano (leishmaniosis, equinococosis, brucelosis).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Captcha loading...